Libros recomendados




En esta sección, en forma mensual, se ofrece un listado de libros que forman parte del fondo de la Biblioteca Juanito Laguna y que por alguna razón el equipo coordinador de la biblioteca considera que merecen ser destacados.

Los títulos irán acompañados de una breve descripción, o bien de un fragmento de reseña que podrá consultarse en forma completa en el enlace señalado.

Nuestro objetivo es dar a conocer aquellas “joyitas” que integran el fondo de la biblioteca, y también colaborar con la tarea de selección bibliográfica de docentes, padres, bibliotecarios y otros mediadores. 





Alphabet City. Stephen T. Johnson. New, York, Viking, 1995.



El paisaje urbano nunca más se verá igual después de leer este libro. El artista plástico Stephen T. Johnson nos demuestra en una serie de pinturas hiperrealistas que, por ejemplo, 
un simple caballete de madera puede contener la letra "A"; o que los faroles a lo largo de una carretera pueden formar una hilera de letras "Y" muy elegantes y altísimas. 




Este libro-alfabeto ganó el premio Randolph Caldecott Medal en 1966.





The Snowman. Raymond Briggs. Iowa, Dragonfly Books, 1986




The Snowman es la versión original de El muñeco de nieve, del autor inglés Raymond Briggs. "Es una de esas historias silenciosas que se ha transformado en un 'clásico' contemporáneo. Publicado en 1978, fue adaptado y llevado al cine en 1982 en un cortometraje realizado por Dianne Jackson".




"En el libro, la narración avanza como en un cómic o mejor, como en un storyboard que invita a una suerte de lectura cinematográfica por medio de viñetas. Estos cuadros, según los requerimientos dramáticos de las situaciones representadas, varían su tamaño llegando a expandirse a la doble página en momentos de clímax narrativo o a una gran condensación, como en el caso de la última imagen, mínima y solitaria en medio de la página en blanco."










Extraído del comentario de Cecilia Bajour en la revista Imaginaria. El artículo completo se encuentra aquí:http://www.imaginaria.com.ar/2012/06/el-muneco-de-nieve/






Yipo. Juan Gedovius. Mèxico, FCE, 2014. Colección Especiales de A la orilla del viento. 



"Juan Gedovius nos sorprende con un libro multidimensional y lineal a la vez, donde los niños descubrirán que la imaginación crea monstruos que se van apareciendo a lo largo de las dos caras de un desplegable incitados por el infinito que un cordel parece enlazar."


Texto extraído de la contratapa del libro.



Un día, un gato. Juan Lima (y amigos). Bs. As. Calibroscopio, 2017.


"Me propuse escribir poemas sobre el enigmático cosmos de los gatos y al ir pensándolos en formato libro, tomé partido por imágenes que fueran tan diversas y sugestivas como los propios felinos.  Ya había invitado a amigas fotógrafas a participar de un libro anterior. Es como una dialéctica de imán y limadura, una atracción y unas ganas instantáneas de compartir ida y vuelta. Ese concepto gráfico fue el punto de partida. Así que invité a participar en 'Un día, un gato' a un grupo de amigos artistas muy heterogéneos en sus estéticas y muy generosos en sus gestos." 

La imagen puede contener: texto

"Son veintisiete ilustradores de aquí y de allá: además de Lima, Isol, Bianchi, Gusti, José Muñoz, Max Cachimba, Gustavo Roldán, Elenio Pico, la belga Mandana Sadat o la sueca Camilla Engman, entre otros." 

 Entrevista a Juan Lima en Diario Pàgina 12. AquÌ: 






No hay texto alternativo automático disponible.Krazy-Kat. Herriman. Bs. As. Ediciones de la Urraca, 1992.










"Krazy Kat es una historieta, creada por George Herriman, que se publicó en periódicos estadounidenses entre 1913 y 1944. Apareció por primera vez en el diario New York Evening 
En Krazy Kat convive elementos asociables al expresionismo, al art deco, al cubismo o al minimalismo. La crítica de la época le calificó como el único autor de tiras expresionista. 

Del trabajo de Herriman se ha dicho que recoge la comedia del actor cómico W.C. Fields, la obra de escritores como Eliot y Joyce, y a la obra teatral (precursora del surrealismo, dadaísmo y teatro del absurdo) Ubú Rey (Alfred Jarry, París 1896).
A pesar de no lograr el reconocimiento popular en su día, el humor absurdo de Krazy Kat, que mezcla gags visuales con diálogos delirantes en un entorno irreal, estaba en sintonía con lo realizado por otros artistas de la época como Chaplin (el actor preferido de Herriman) o los Hermanos Marx.

No hay texto alternativo automático disponible.Herriman bebía de fuentes muy diversas para escribir en Krazy Kat. Algunas muy ligadas a la rica y muy presente cultura oral estadounidense de principios del XX: Cantos populares; los discursos de políticos, feriantes, vendedores callejeros o locutores deportivos; textos bíblicos; poemas; el lenguaje científico y médico… proporcionaron a Herriman elementos con los que elaborar su particular lenguaje poético del sinsentido y sus manipulaciones y juegos de palabras."

Información extraída de:





No hay texto alternativo automático disponible.
Colección Etender y participar.
Para chicos que quieren saber de qué se trata. Buenos Aires, Libros del Quirquincho, 1987.



Dirección de Graciela Montes. Con textos de Graciela Montes, Graciela Cabal, Laura Devetach, María Inés Bogomolny y Laura Roldán. Ilustraciones de Sergio Kern. 



La imagen puede contener: una persona
Los derechos de los que trabajan. Graciela Montes. Ilustraciones de Sergio Kern. Buenos Aires, Libros del Quirquincho, 1987.Colección Entender y Participar.





"Ayer mi papá no fue a trabajar, y eso que era martes...

Hizo huelga. Bueno, él solo no: todos los obreros de la fábrica donde él trabaja hicieron huelga. Quieren ganar un poco más. Y para mí que tiene razón porque lo que mi papá gana no nos alcanza para nada, y eso que mi mamá trabaja. 
Mi papá dice que no hay que ir a la huelga así porque sí pero que a veces no hay más remedio. Y, como este año mi maestra también hizo huelga, yo me quedé pensando... (...)
Así nacieron las organizaciones obreras. Con el tiempo se llamaron casi siempre sindicatos. 'Sindicato' quiere decir 'unión'. Todos los obreros de las fábricas de tejido, por ejemplo, se unían en un sindicato: el sindicato de los tejedores. Todos los obreros de la fábrica de fósforos se unían en el sindicato de los fosforeros. Se defendían unos a otros, se ayudaban, se daban una mano...

Al principio eran solo una especia de cooperativa. Solían llamarse 'sociedad de socorros mutuos'. Eran tímidos y no pedían demasiado; se contentaban con que los patrones no les redujesen los sueldos. Pero después comenzaron a darse cuenta de que, si se apoyaban unos a otros resultaban verdaderamente fuertes.
(...) Poco a poco los sindicatos se fueron haciendo más fuertes. Hubo partidos políticos que tomaron la defensa de los obreros y diputados de esos partidos que hicieron que el Congreso aprobara leyes más justas, leyes que decía cuántas horas tenía que trabajar un obrero, cuánto descanso tenía que tener, en qué condiciones tenía que trabajar, sin pasar frío ni excesivo calor, ni correr peligro...
Y ya se sabe que leyes son leyes y que a las leyes las tienen que respetar todos: los obreros y los patrones por igual..."


Texto extraído del libro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario